Home - Sin categoría - Ara Malikian, el genio del violín

Ara Malikian, el genio del violín

«Fue muy duro asimilar que una lesión por una simple caída me obligara a alejarme del público y suspender algunos conciertos, pero ya me encuentro bastante mejor y en breve volveré a los escenarios», asegura en una entrevista telefónica Ara Malikian, considerado el violinista contemporáneo más brillante del mundo, quien tuvo que ser operado el pasado mes de junio por una lesión en un hombro después de sufrir un resbalón mientras bajaba por la escalera de un avión en Costa Rica, hasta donde había acudido a dar un concierto. «Cuando parece que lo tocas con los dedos, bajas por una escalera de avión, llueve y te lesionas un hombro, no un pie o una rodilla o la nariz, no, el hombro. Así que durante un rato me tendré que quedar en casa», lamentaba entonces el violinista a través de las redes sociales, donde prometía «volver con más ganas». Y parece que en breve verá cumplido su deseo, ya que tiene previsto reiniciar las actuaciones en agosto. A Murcia, cuyas entradas se encuentran a la venta en showsondemand.es, llegará el 21 de septiembre dentro de la gira mundial de presentación de su nuevo disco, ‘Royal Garage’, que incluye actuaciones en el Starlight Bowl de Los Ángeles o el Royal Albert Hall de Londres, entre muchos otros emblemáticos recintos. Se trata de un álbum con el que el libanés ha querido rendir homenaje a sus raíces: «Cuando componía e interpretaba mientras las bombas estallaban en la calle en plena guerra del Líbano», rememora el artista, un verdadero mago de la música que en sus conciertos ofrece un viaje sonoro por todos los garajes de su vida.

Tome nota

Qué
Concierto de Ara Malikian. Gira ‘Royal Garage World Tour’.
Dónde y cuándo
El sábado 21 de septiembre, a las 21.00 horas, en el Cuartel de Artillería de Murcia.
Entradas
40 y 65 euros.

-¿Cómo se encuentra?

-Bien, me encuentro bastante mejor, haciendo rehabilitación… Con mucho ánimo y con muchísimas ganas de volver a los escenarios.

«Hago mucho ejercicio, rehabilitación… y de manera algo más limitada sigo estudiando para no perder la forma»

-¿Cuándo cree que podrá retomar los conciertos?

-Me dicen los especialistas que en agosto ya estaré listo para volver a los escenarios. El día exacto no lo sé, pero estoy trabajando mucho para recuperarme al 100% lo antes posible.

-¿Y cómo pasa el tiempo un músico para quien el violín siempre ha sido como una extensión de su brazo? ¿Se aburre?

-Para nada. La verdad es que pensaba que iba a tener mucho más tiempo libre, pero no es así. Hago mucho ejercicio, rehabilitación… y de manera algo más limitada sigo estudiando el violín para no perder la forma. Solo espero que lo antes posible se pase este mal trago.

-Usted es un músico admirado en todo el mundo. Tiene seguidores muy fieles.

-Sí que es cierto que el público me quiere y respeta lo que hago. Las personas no me aprecian por ser famoso y punto, sino por mi música y por lo que les trasmito a través del violín. Para mí es muy motivador que perciban lo que siento e intento transmitir a través de un instrumento.

-En esta gira está presentando su último trabajo, ‘Royal Garage’. ¿Cómo lo define?

-En un disco distinto a todo lo que he compuesto hasta el momento, y pienso que incluso mejor. Es cierto que cualquier proyecto que emprendo quiero que sea diferente al anterior, aunque exista un hilo conductor. En este caso el hilo conductor son mis inicios, que fue cuando empecé a darme cuenta del poder que tiene la música. En aquella época, sobre los años 70, durante la guerra del Líbano permanecíamos mucho tiempo en sótanos. En nuestro caso, vivíamos en un piso con un garaje subterráneo y teníamos que estar mucho tiempo allí recluidos esperando una tregua para volver a salir a la superficie. En esos momentos empecé a tocar el violín y vi cómo la música transformaba a las personas y les arrancaba una sonrisa. Sentía una sensación maravillosa al ver cómo un instrumento musical era capaz de convertir la tristeza en alegría. A partir de ahí me di cuenta del poder de la música. Este disco es un homenaje a ese garaje y al poder de la música.

-Alguna vez ha definido su violín como un juego.

-Bueno… juego hasta cierto punto. Sobre todo es un instrumento que me ha permitido tener la vida que llevo ahora después de haber pasado por momentos muy duros. Le debo todo lo que tengo. Yo lo definiría como un trozo de madera muy valioso que me ha ayudado a ser feliz.

-¿Provoca mucho estrés ser tan perfeccionista como debe ser usted?

-Sí, por supuesto que soy muy perfeccionista. Cuando era pequeño mi padre era muy severo y muy estricto, y me inculcó la necesidad de disciplina, sacrificio y dedicación para hacerlo lo mejor posible. Al principio lo pasé un poco mal, pero ahora le estoy eternamente agradecido por haberme inculcado esa disciplina, y encerrarme a practicar horas y horas.

-¿Qué es la música sin técnica?

-Para salir al escenario y que el público te respete es importante la música, las emociones, pero sin técnica, sin perfección, no se consigue transmitir lo mismo.

-¿Y qué tal su relación con la música clásica?

-Yo amo la música clásica y me siento muy identificado con ella, pero hubo un momento en el que el mundo de la clásica se me estaba quedando pequeño, y necesitaba para mi propia inspiración y crecimiento hacer otras cosas. Fue una liberación poder salir de ese mundillo donde, sin embargo, tengo muchos colegas.

-Pero se le considera un poco revolucionario de la música clásica.

-Bueno, es más bien querer interpretar la música a mi manera y que el público se sienta feliz en mis conciertos.

-¿En sus actuaciones qué comportamientos del público le molestan?

-Aunque tengo compañeros, sobre todo de la clásica, que se sienten incómodos cuando un espectador habla por teléfono o si suena este, a mí no me afecta. Para mí es una alegría que acudan a mis conciertos y les estoy muy agradecido. No es mi deber decir cómo se tiene que comportar una persona. El público siempre manda.

-Su forma de tocar es muy enérgica. ¿Cuántos kilos pierde en el escenario.

-Kilos no lo sé, pero sí que sudo mucho en el escenario. Me entrego con el alma, con el corazón, con todo el cuerpo para transmitir y contagiar al público el amor por este instrumento.



Fuente: La verdad

¿Quieres escuchar música sin límites y gratis? Clic aquí

About Sandra

Apasionada de la música y licencia en solfeo en la universidad de Madrid. Actualmente escribo en el blog de Música Ahora y trabajo en la oficina de turismo de Madrid

Check Also

Luis Pastor: «Mi vida está bañada de un mundo y de una cultura que hemos perdido»

Luis Pastor: «Mi vida está bañada de un mundo y de una cultura que hemos perdido»

«Buena gente», como todos los cantautores, Luis Pastor (1952) ofrecerá este miércoles (20 horas, centro …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + catorce =