Home - Discos - Mumford & Sons, crítica del disco Delta en MondoSonoro (2018)

Mumford & Sons, crítica del disco Delta en MondoSonoro (2018)

Mumford & Sons es una de esas bandas a las que tanto fans como haters examinan con lupa. Su cuarto trabajo, “Delta”, no hará más que agravar esa diferencia, aunque por el camino hayan intentado repescar a los fans de “Sigh No More” (08) casi una década después de publicarlo. A los británicos no se les perdonó demasiado que, tras el éxito de su debut y de “Babel”, decidieran abandonar el banjo y los graneros de Oklahoma -metafóricamente hablando-, por un sonido mucho más rock de estadio. Sus defensores dirán que no se les permitió experimentar, aunque esa evolución (“Wilder Mind“, (15) estuviera llena de recursos facilones y manidos. No era eso; sino más bien la decepción de haber encontrado a LA banda menos cool de Inglaterra, (que a su vez fue la que más discos había vendido en un puñado de años) y contemplar con pena una deriva progresiva al estilo Coldplay. Qué fácil había sido sucumbir a esas introducciones tímidas y desgarradas que desembocaban en frenéticos estribillos, a las armonías vocales y las percusiones trepidantes; sentirse en medio del bosque aunque no hubieras salido de tu pequeña ciudad.

Su cuarto esfuerzo, “Delta”, recupera instrumentos de su primera época, pero de una manera menos evidente, gracias a la producción de Paul Epworth (Florence + The Machine, The Horrors). Catorce canciones en las que los británicos dicen haber experimentado más, tanto a nivel de creación como instrumentalización. Medios tiempos y baladas (“Woman”) más cercanas al pop-rock que al folk y que se apoyan en la voz de Marcus (“The Wild”) y unas letras que reflejan algunas de las situaciones vividas en los últimos años: formar una familia, la muerte, abuso de substancias, divorcios… “42”, “Guiding Light” y “Beloved”, canciones que abren el disco, tiran de crescendos vitalistas fácilmente intercambiables. “October Skies” es como la versión limpia y reposada de aquel bonito “Lover Of The Light”, y bien podría ser el resumen del disco, con punteos de guitarra y percusiones que marcan el camino para que Marcus estire el cuello, mostrando algo de sangre, acompañado por coros celestiales. Casi, pero no.



Fuente: MondoSonoro

¿Quieres escuchar música sin límites y gratis? Clic aquí

About Sandra

Apasionada de la música y licencia en solfeo en la universidad de Madrid. Actualmente escribo en el blog de Música Ahora y trabajo en la oficina de turismo de Madrid

Check Also

Catorce, crítica del disco "Arcadia" en Mondo Sonoro (2019)

Catorce, crítica del disco “Arcadia” en Mondo Sonoro (2019)

Ya lo advierte desde la portada: “Arcadia” es todo un viaje sonoro. Como el que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cuatro =